PROXIMA VISITA GUIADA: SABADO 26/10 y DOMINGO 3/11

Desde hace más de veinte años, realizamos visitas guiadas dos veces al año al Casco Histórico de General Pacheco, generalmente en Mayo y Octubre, y en tres turnos. La próxima visita guiada será el dia SABADO 26 DE OCTUBRE a las 10 y a las 15:30hs. y el DOMINGO 3 DE NOVIEMRBE a las 10hs.

Bono contribución: $100 por persona,destinado al desarrollo y mantenimiento del Museo.

LA INSCRIPCION ESTARÁ DISPONIBLE EL MIERCOLES 23 DE OCTUBRE A LAS 20HS.

FAQs - Preguntas frecuentes

¿Se pueden tomar fotografías?

Se encuentra permitido tomar fotografias de los edificios históricos.

¿Cuánto dura la visita?

Aproximadamente dos horas.

¿Se suspende por lluvia?

Si. En caso de lluvia nos comunicaremos via correo electrónico al menos dos horas antes de la visita.

¿Pueden ir menores de 10 años?

No. Rogamos sepan comprender que no se encuentra permitido ingresar con menores de diez años.

¿El lugar es de acceso público?

No. Cuando muere José Aquiles Pacheco Pirovano - último descendiente directo de la rama familiar que continuaba en posesión del casco de lo que fue la Estancia "El Talar" - comienza la sucesión y el predio fue adquirido por un desarrollador inmobiliario, quien creó el barrio privado "El Talar de Pacheco", conservando buena parte del patrimonio histórico.

El Casco Histórico

En el año 1827 el General Angel Pacheco comenzó a realizar las primeras compras de tierra de lo que luego sería la estancia “El Talar” (que llego a tener aproximadamente 7000 hectáreas). En 1842, Ángel Pacheco mejora el antiguo y pequeño casco, transformándolo en una estancia-fortín, con un mirador y unas galerías sostenidas por gruesas columnas; fue una típica morada sin lujos del siglo XIX.

Al morir el General Pacheco en 1869, se hace la sucesión. Su hijo mayor, José Felipe Pacheco Reynoso, recibe en herencia el casco y parte de las tierras de la estancia “El Talar”. En 1882, José Felipe y su esposa, Agustina Anchorena, hicieron constriuir un castillo totalmente traído de Francia y una iglesia gótica, que se bendijo en 1886; posteriormente se agregaron cocheras y en 1908 construyeron las lujosas caballerizas y otros edificios que conformaron un casco de estancia modelo y famoso. Este casco de “El Talar” fue muy frecuentado por la aristocracia y dio trabajo a muchas familias cuyos descendientes hoy viven en su mayoría en esta ciudad de General Pacheco.

José Agustín Pacheco Anchorena, nieto del General, se casó en 1912 con María Elvira Alvear. José Agustín, fue el gran artífice de la estancia “El Talar”; hizo construir un canal de 20 cuadras que conectaba la Estancia con el Rio Reconquista, y otras increíbles mejoras en las propiedades.

En 1926 comenzaron los loteos para fundar los urbanos pueblos de Pacheco y El Talar.

El hijo de José Agustín y biznieto del General, José Carlos Pacheco Alvear, se casa en 1932 con Petrona Pirovano y en 1933 tienen un hijo al que llamaron José Aquiles. José Carlos continúa con la explotación del establecimiento El Talar, pero lo hace dando fracciones de campo en arrendamiento; el “Casco” se mantiene en orden, pero la pujanza y el lujo merman notablemente; comienza poco a poco la decadencia de la estancia y los continuos loteos disminuyen su superficie.

Su hijo José Aquiles Pacheco Pirovano (Pepito), hereda las propiedades de su padre; pero había nacido sin suerte, siendo niño una epidemia de polio paralizó parte de sus miembros y nunca logró sobrellevar su enfermedad; tuvo dos matrimonios, pero ambos fracasaron. Finalmente, por su enfermedad no asumida, sus amores desafortunados, sus profundas depresiones y mal aconsejado, llega a un trágico final: su suicidio, el 24 de noviembre de 1981.

José Aquiles, dejó como herederos testamentarios a su segunda esposa Patricia Berkier y a sus amigos José Eugenio Peralta Martinez y José Juan Manny Lalor (su primera esposa Marta Mucheo renunció a sus derechos hereditarios). Es así como el célebre casco de la estancia salió de las manos de la familia Pacheco. Sus famosas colecciones de arte, de armas y de carruajes fueron subastadas. Finalmente la propiedad fue vendida a una sociedad de la familia Ganzábal, que desarrolló un barrio privado, conservando buena parte del casco histórico y con la colaboración de uno de los descendientes del primer urbanizador Carlos Thays, reciclaron el magnífico parque y su lago.

Contacto

Escribinos o seguinos en nuestro facebook!